¡Recórcholis..., es mi cuñada quien ha robado y soy yo quien debe dejar la Empresa Familiar, completamente burn-out!

 

¡Recórcholis..., es mi cuñada quien ha robado y soy yo quien debe dejar la Empresa Familiar, completamente burn-out!

Cuando se rompe la brújula, pues lo normal es que se pierda el norte y, a continuación que vayas dando vueltas sin sentido y tumbos sin control, hasta que te despeñes por el precipicio.

Y sí, otra vez más, aquí estoy yo relatando "miserias" de Empresas Familiares que si tienen una capacidad de aceleración "de la nada al todo" como la mejor salida de Fernando Alonso (homenaje implícito tras la heladora imagen del accidente del pasado domingo)... También tienen una capacidad de descontrol y destrucción próxima a la del prometedor Grossjean de Lotus-Renault (que a veces corre bien, y a veces hace volar a unos cuantos, destrucción total a su paso...).

Tengo que intentar comenzar con un tono pseudo-jocoso, porque esta historia es patética. Como muchas otras historias patéticas en Empresas Familiares que, es cierto, aúnan esa doble capacidad, de generar una ventaja competitiva y crear riqueza para la familia y para el entorno... Y, casi con la misma habilidad, de caer en las trampas más evidentes y en los errores más vulgares, hasta la lacerante injusticia y la auto-destrucción programada.

La líder de la segunda generación de una empresa familiar de éxito me contaba hace unos días su decisión irreversible de renuncia a sus responsabilidades en la Empresa Familiar, ¡caiga quien caiga! Porque si seguía aguantando la situación, sería ella misma, como persona, madre, esposa, compañera, como ser humano, la que se despeñaría precipicio abajo y se convertiría bien en una sombra, bien en una yonqui del tranquimazin o pastillazos equivalentes.

Lógicamente, llegados a tal escenario, ¡poco puedo decirle! Ella ya ha perdido, víctima de sus propios errores, seguro; pero sobre todo, arrollada vilmente por las meteduras de pata monstruosas e injustificadas de quien tenía la máxima responsabilidad de encauzar y estabilizar la situación en su empresa familiar.

¡Me indigna que los buenos, los trabajadores, los valiosos, los capaces, los comprometidos, los sacrificados... sean los que pierdan! Pensándolo mejor, ¡lo que me saca de mis casillas es que ganen los mediocres, los iluminados, los vendedores de humo, los ilusos... y, sobre todo, los desleales y los cacos!

Me cuentan de un terrible episodio, documentado y reconocido, de apropiaciones indebidas reiteradas, por parte de un miembro de la familia, cónyuge de un hermano. Me cuentan de un fundador complaciente y templagaitas, tan atascado en las "cosas imprescindibles" del día a día -resueltas siempre con energía excesiva, cuando no gritos y exabruptos-, como para fijarse en estas "naderías" o "chiquilladas" o "detallitos" o "problemillas". Con esto sí cabe contemporizar, esconder la cabeza, evitar el enfrentamiento..., ¡y es que una nuera es una nuera, y enfrentarme a mi hijo y a mi nuera...! Mejor vamos al taller y gritemos allí un poco.

Al final, toda la basura para la "yonqui de la responsabilidad" que, de tanto cargar con todo sin ningún respaldo real, siempre en el aire, tragándose toda la ... Anda, pues ¡que se nos ha quemado, pero quemada, quemada! ¡Que ni reforestación, ni nada de nada! ¡Un erial personal, que bastante tendrá con recuperarse personalmente y no hacer pagar a su marido, a sus hijos, a sus amigos... tanto sufrimiento acumulado!

Y, ahora, ¡alguien se lamentará! Incluso alguien clamará por la deslealtad: ¡no puedes abandonarnos! ¿No ves que tu cuñada es una ladrona y tu hermano un flojo? ¿No ves que tu otro cuñado está a lo suyo y tu otra hermana solo se dedica a poner sentencias y pasa de todo?

¿No ves que nos hundimos?

- No, papaíto queridito, del almita de mi corazoncito. ¡No, majetón!: ¡eres tú quien no ha querido ver nada de todo esto que viene gestándose años atrás! ¡Eres tú quien ha visto todas las señales y ha querido mirar para otro lado! ¡Eres tú quien me ha dejado sola con toda esta basura, para que yo limpiase los despojos, los trapos sucios de todos!

- Papaíto, ¿quién ha sido el desleal?, ¿quien ha fallado a quien?, ¿quien a resultado ser un fraude al final?

Categories: 
Top