Derecho Colaborativo: Sociedad Civil en Marcha.

 

Derecho Colaborativo: Sociedad Civil en Marcha.

El pasado 11/12/13 se celebró en Bilbao, en el Salón de Actos del Colegio de Abogados de Vizcaya, una intensa y multitudinaria sesión de presentación de la Asociación de Derecho Colaborativo de Euzkadi.

Me ha sorprendido la iniciativa y, confieso, me ha enganchado: ¡todo el planteamiento, todos los detalles, toda la filosofía subyacente, todas las implicaciones! ¡No dejes de visitar www.derechocolaborativo.es para situarte!

María José Anitua se ha echado a las espaldas la promoción de una nueva forma de resolución de conflictos, prácticamente desconocida en España, por muy desarrollada que esté en ambientes anglosajones. Una fórmula de solución de conflictos "de intereses" "en positivo", colaborativa, innovadora. Varios pasos por delante de la "mediación", tan de moda estos días, diseñada no por convicción sino como aliviadero para un sistema de justicia colapsado e "injusto".

Coincidí con María José Anitua, por primera vez, en el Foro Aranzadi Tributario Vitoria 2002-03. En el Salón del Colegio de Abogados de Vitoria-Gazteiz tuvimos la ocasión de debatir sobre alguna de las cuestiones candentes del Derecho Tributario por aquellas épocas. Y tristemente, muchas de aquellas siguen siendo, agravadas, las cuestiones "calientes" del Derecho Tributario de hoy.

El respeto profesional es una de esas cosas "realmente duraderas", una vez se ha ganado. El mío hacia Maria José me ha hecho examinar con mucho interés su propuesta y su iniciativa y la asociación que promueve e impulsa.

¿Por qué me interesa el Derecho Colaborativo? Es sabido que en mi "ADN" profesional laten dos pulsiones enfrentadas: la batalla contra la injusticia tributaria superlativa instalada en España; y la lucha por la sostenibilidad intergeneracional en la Empresa Familiar.

Cuando trabajamos con empresas familiares, con el objetivo de fijar un horizonte de éxito empresarial a largo plazo, intergeneracional, trabajamos con múltiples intereses particulares confrontados que deben alinearse hacia un único interés compartido, común y superior.

La metodología que me describía María José para "introducirme" en la lógica del Derecho Colaborativo, comparte muchas de las premisas y el enfoque: la base ética, la búsqueda de escenarios de superación del conflicto de "pretensiones", la identificación de los intereses razonables y objetivos, para canalizarlos hacia una composición equilibrada, satisfactoria, sostenible...

En el acto del Colegio de Abogados de Vizcaya, y en las conversaciones previas, he aprendido un montón de cosas. Ya estoy cuadrando agendas para avanzar en una "formación específica", que me llevará a Vitoria a lo largo del próximo trimestre varias veces, seguro. Ya he cursado mi solicitud para incorporarme a la Asociación; y ya he comenzado a comentar lo "realmente relevante" de esta nueva metodología de trabajo con colaboradores y amigos.

Pero para esta primera nota sobre Derecho Colaborativo, quiero quedarme con lo más realmente impactante de la iniciativa de María José Anitua. ¡Que es la iniciativa en sí misma considerada!

En los tiempos que corren, de invasión por los poderes públicos de casi todo el espacio disponible, ¡me impacta comprobar el dinamismo de sectores de la sociedad y personas concretas!

No me cabe ninguna duda que la Justicia en España no va a mejorar de la mano del Ministro de Justicia y del Consejo General del Poder Judicial: todo lo que se atisba desde esos pagos tiene el hedor de la descomposición que afecta a buena parte del entramado institucional español. Queda poco campo para la esperanza.

Y en esto, un grupo de personas en Euskadi, en la Universidad Carlos III o en otros puntos "excelentes", están consiguiendo "mover las cosas", están impactando en el entorno, con una propuesta innovadora (Innobask, ágil, respaldando el proyecto), con unas bases conceptuales y éticas que "los más exigentes" podemos suscribir (y los Colegios Profesionales de Euskadi avalaron), con aportación de valor para todos los intervinientes (desde los profesionales hasta, esencialmente para los propios ciudadanos con "conflictos").

Vamos a seguir este proyecto, ¡qué digo, esta realidad!, de cerca y lo más activamente que nos sea posible.

Por favor, no dejes de "aproximarte", "interesarte", no dejes de "enterarte y preguntar". Esto es realmente bueno, para las profesiones jurídicas y para la ciudadanía, para la sociedad: ¡tu apoyo cuenta!

Categories: 
Top