La EF ante la era "post-fundador": una transformación radical del modelo de decisión y control.

 

La EF ante la era "post-fundador": una transformación radical del modelo de decisión y control.

Ya hemos encuadrado los desenfoques tradicionales, usuales, incluso aburridos ya, en lo relativo a la sucesión en la Empresa Familiar.

Las fórmulas académicas para afrontar la descripción de los múltiples intereses y las múltiples fases evolutivas en las empresas familiares, también dan variados ejemplos de presentación de los cambios habituales en las Empresas Familiares de éxito.

Por mi parte me empeño en destacar siempre, desde el primer momento en que hablamos de Empresa Familiar y de futuro, dos ideas centrales. La primera, "el poder está en la propiedad". La segunda, el futuro de la empresa familiar, la Empresa Familiar en la era "post-fundador", su viabilidad, está indexada a la transformación del modelo de decisión y control en la misma.

Mi desempeño como consultor de Empresa Familiar desde que iniciamos el proyecto ADN.Adernova se focaliza en una etiqueta muy significativa: el Control del Riesgo Propiedad. El poder está en la propiedad, la responsabilidad está en la propiedad, es desde la propiedad desde donde se pilotan todas las transformaciones precisas para diseñar el futuro de la Empresa Familiar, y conquistarlo... Es desde la propiedad desde donde se arruina cualquier posibilidad de futuro para la fuente de generación de riqueza que, para la familia, ha sido la Empresa Familiar, probablemente durante décadas.

Pues bien, es sobre esto sobre lo primero que tenemos que poner el foco: ¿cómo es la propiedad actual y cómo es el modelo de control dominical actual? Y, luego, ¿cómo será el modelo de propiedad y control en la era post-fundador?

Generalizar en Empresa Familiar es un contrasentido. Pero para desarrollar conceptos útiles debemos modelizar y partir de situaciones-tipo.

Así, nos encontraremos una y otra vez con Empresas Familiares en las que hoy el fundador es el propietario, bien total, bien de control.

Y, al tiempo, nos encontraremos con debates sobre si uno de los hijos es buen comercial o no; si es buen gestor o no, o cosas por el estilo. - ¿Mi hijo, vale para llevar el negocio?, me han preguntado, se preguntan los fundadores, más de una vez.

Bien, como hay muchos modelos de empresas (por tamaño, sector, configuración, estilo, etc..) no voy a negar que hay casos, muchos, en que esa pregunta tiene sentido. Se tratará, básicamente, de negocios pequeños y personalistas, en los que prima la idea de "taller" sobre la de "instalación industrial", por utilizar una imagen.

Pero si damos un par de saltos y subimos un par de escalones en dimensión, en Empresas Familiares con un cierto volumen y un cierta estructura de gestión, esa pregunta es absurda. ¡El futuro no depende de si tu hijo sabe sacar el máximo rendimiento a las máquinas del taller! Eso es "un capataz" o "un jefe de taller", ¡no un empresario! (Las responsabilidades asumidas son distintas; obviamente un buen jefe de taller vale su peso en oro, como todo el mundo sabe...)

Así, en buena parte de los casos que he conocido, cuanto más se afana la familia en identificar a un "futuro gerente" entre los miembros de la familia..., ¡más tiempo está perdiendo, malversando, en la tarea de programar los elementos esenciales para el futuro de la empresa familiar!

Puedo contar ya varios casos de "gerentes" de empresas familiares, externos, hiper-profesionales, que han debido escapar corriendo o han sido expulsados abruptamente..., ¡por los caprichos irracionales de la propiedad!

That is the question! Se pilota la compañía desde la propiedad; la propiedad es la que se juega el dinero, la que tiene la responsabilidad y, por lo tanto, la que fija la estrategia y contrata o despide directores generales como parte esencial de ese diseño estratégico.

Y ahí está el problema o la fuente de todos los problemas: cuando la propiedad no tiene capacidad para decidir, no tiene criterios o conocimientos, y, muchas veces, ¡ni quiere tenerlos, ni les importan! O les importan a unos, y a otros solo los dividendos o lo que sea...

Aquí está el QUID del futuro de cualquier Empresa Familiar que pretenda tenerlo... (futuro). Si la propiedad cambia, cambia el modelo de decisión: ¡tomar decisiones empresariales serias como "familia empresaria" no es fácil! El "patrón" siempre lo tuvo más sencillo, consultaba consigo mismo y con la almohada y "¡por aquí!"

¿Y ese cambio de modelo de decisión, como se hace? ¿Se puede hacer? ¿Se puede aprender a hacerlo? ¿Cómo nos preparamos? ¡Vayamos por partes, eh! ¡Esto para la próxima!

Categories: 
Top