¡Recórcholis..., es mi cuñada quien ha robado y soy yo quien debe dejar la Empresa Familiar, completamente burn-out!

Cuando se rompe la brújula, pues lo normal es que se pierda el norte y, a continuación que vayas dando vueltas sin sentido y tumbos sin control, hasta que te despeñes por el precipicio.

 

Sobre los límites de la planificación fiscal lícita y justa: ¡cuidadiño, que esto es serio y lo de "todos defraudadores" no tiene pase!

Hace tiempo que me he prometido a mí mismo una reflexión seria sobre los límites de la planificación fiscal justa y lícita, en clave jurídico-tributaria (me preocupan las interpretaciones "no sufic

 

A matanza: un luxo en vías de extinción.

Tan modernos, tan ricos, tan urbáns, nos fomos facendo, que acontecementos que formaron parte das nosas vidas, sanamente rurais ou semi-rurais, desapareceron para os nosos fillos.

 

Fraude Fiscal vs. Corrupción: ¿dos caras de la misma moneda?

Se acaba de publicar en el BOE la última Ley de Medidas contra el Fraude Fiscal. Me ha enternecido especialmente el video del Ministerio de Hacienda con el que se presentan las medidas.

 

Solidaridad Fiscal (Forzada) y Anhelos de Independencia de Territorios Ricos (Cataluña): una proyección atrevida sobre la progresividad tributaria.

Escribir lo que a continuación va, en estos tiempos, es radicalmente anti-popular. ¡Sólo confío en que nadie me lance botes de pintura por la calle..., todo lo demás..., ya me da igual!

 

Tasas Judiciales: del riesgo moral al atropello institucional totalitario.

Son múltiples y muy duras las reacciones que ha suscitado el Proyecto de Ley por la que se regulan determinadas tasas en el ámbito de la Administración de Justicia (BO Congreso de 7 septiembre 2012

 

¿Compramos zanahorias para ir al teatro? (Sobre la extrema debilidad de la moral tributaria en España).

Vamos por partes; primero encuadro el tema, porque vamos a mezclar las zanahorias con el teatro, con los impuestos y con los traslados fiscales -a Navarra por ej.- en búsqueda de r

 

Soy mujer, mayor de edad, y tengo plena capacidad para decidir: ¡no necesito que el legislador tributario me salve del machismo!

Machismo, rancio y decimonónico, es que unos señores bienpensantes, políticamente correctos, intelectualmente solventes y profesionalmente destacados, se crean compelidos por la necesidad d

Top